domingo, 30 de agosto de 2015

“EL PSICÓLOGO EN LA COMUNIDAD”, Capitulo III, JOSE BLEGER

  El psicólogo en la comunidad cumple un papel muy importante como profesional en la salud, su trabajo no solo debe centrarse en la asistencia  individual y privada dedicada fundamentalmente a la curación, sino más bien en la población, promoviendo bienestar  en situaciones generales  hacia la misma. todo esto exige el desarrollo de conocimientos y técnicas , necesitamos conocer mucho más la psicología de las situaciones y de la vida cotidiana
  A diferencia del psiquiatra, que es un profesional en el arte de curar y un especialista en las enfermedades mentales, el psicólogo no se debe ubicar totalmente como profesional dentro del campo de la enfermedad, sea de la curación o de la profilaxis,  sea de la enfermedad  o no. Dentro del campo de la salud pública y la higiene mental, el psicólogo tiene múltiples funciones como la psicohigiene
OBJETIVOS Y NIVELES DEL HIGIENE MENTAL
  La primera etapa incluye “hacer algo por enfermo metal” en el plano asistencial como darle un trato mas humano, crear más hospitales, fomentar talleres ocupacionales, lograr un mayor aprovechamiento de los ya existentes, dar tratamientos breves para la habilitación social de los consultantes .
  La segunda etapa del desarrollo histórico de la higiene mental es detectar a tiempo las enfermedades mentales cuyo propósito nos permitirá tener un resultado mas fructífero o exitoso de los procedimientos terapéuticos. Estos dos objetivos de la higiene mental requieren una gran participación de parte del psicólogo, no solo en cuanto a psicodiagnostico ni psicoterapia, sino en la difusión adecuada de conocimientos que alerten a la comunidad y evitar los prejuicios en torno a la enfermedad mental.
  Una tercera etapa corresponde a la profilaxis o prevención de la enfermedad mental, los aspectos psicológicos de esta tarea se denominan psicoprofilaxis, que se definen  como el empleo de los recursos psicológicos para prevenir las enfermedades de los sujetos en general.  Situaciones medicas o no medicas que corresponden al psicólogo,  ya sea por su acción directa o por su asesoramiento a otros profesionales (educadores, abogados, jueces, etc.).
  La cuarta etapa corresponde a la rehabilitación del paciente. Que consiste en la ayuda psicológica del sujeto curado o curado con cierto déficit, para que pueda reubicarse en la comunidad y reintegrarse a su familia, reduciendo el impacto de factores que desencadenaron su enfermedad o que pueden volver a enfermarlo.
Constelación multifactorial
  Incluye problemas de orden económico, social y cultural, tales como los de vivienda, trabajo, alimentación y desocupación, el satisfacer estas necesidades como atender tareas sanitarias.
  La tarea y el enfoque emprendido nos parece meritorio e importantes en beneficio de la higiene mental de la población en general.

Ps.Cl. Joel Cañarte Sigüencia

domingo, 23 de agosto de 2015

LA ABSORCIÓN DE CONOCIMIENTO COMO CAMINO A LA INNOVACIÓN EMPRESARIAL

En la actualidad los cambios que se dan son acelerados, por lo tanto, la innovación se ha convertido en un componente clave de toda empresa, porque constituye el principal eje que permite asegurar la supervivencia a corto, mediano y largo plazo y con excelentes resultados económicos cuando es aplicada de forma adecuada.  Siendo un campo complejo de determinar, aparecen distintos modelos que tratan de explicar el proceso en el cual se lleva a cabo la innovación dentro del mercado, identificando las fuentes que lo permiten.
Las empresas actualmente se sumergen en conocimientos complejos que son aplicados con fines comerciales, generado a través de un proceso acumulativo en el cual el conocimiento es añadido, suprimido, transformado, modificado o simplemente reinterpretado. Por lo general gran parte del conocimiento llega a la organización a partir de fuentes externas (Cassiman y Veugelers, 2002), que se establece como un elemento fundamental en el éxito de una la actividad de innovación (Rosenberg, 1982), permitiendo un crecimiento acelerado y efectivo.
Por lo tanto los flujos de conocimiento externo involuntario, constituyen un aporte y oportunidad de potencializar y explotar mejorando la innovación empresarial. El concepto fue iniciado por Nelson (1959) y Arrow (1962) que caracteriza el conocimiento que tienen las características de un bien público duradero. Permitiendo además ser una ayuda para la toma de decisiones estratégicas en el nivel de empresa (Jaffe, 1986; Cohen y Levinthal, 1989; Cassiman y Veugelers, 2002).
La base de conocimiento externo a disposición de una empresa depende entre otros factores de:
             ·                 La densidad de las empresas agrupadas en una zona geográfica determinada;
             ·                 Sector de actividad;
             ·                 Los vínculos sociales;
             ·                 La naturaleza del conocimiento; y
             ·            El nivel de derechos de propiedad intelectual (Jaffe et al., 1993; Teece, 1986; Saxenian, 1994)
Pero se evidencia que la proximidad geográfica, no tiene razón alguna por la cual tal proceso de aprendizaje debe limitarse territorialmente (Amin y Cohendet, 2004; Giuliani y Bell, 2005). Sea o no los flujos de conocimiento se localizan geográficamente, y empresas que están expuestas a la misma cantidad de conocimiento externo podría no tener los mismos beneficios, debido a que se diferencia en su capacidad para poder identificar y explotar dichos flujos (Beaudry y Breschi, 2003; Giuliani y Bell, 2005).
Por lo tanto, tanto la cantidad y el efecto de  los flujos de conocimientos externos se distribuyen de manera desigual entre la población de las empresas. En otras palabras, la capacidad de absorción puede ser una fuente de ventaja competitiva en las empresas.
La capacidad de absorción, concepto trascendente para las empresas que se encuentran aisladas de la tecnología. La elucubración constante de este término permitiría poder obtener herramientas e instrumentos que permitan investigar las principales fuentes que fluyen dentro y fuera de las empresas grandes de países en desarrollo.
Analizando innumerables trabajos que se clasificaron para esta investigación se hace evidente que es muy importante realizar esfuerzos para que las empresas se centren en la Investigación y el Desarrollo tecnológico, ya sea en la fuerza como en la sostenibilidad de las inversiones (Cohen y Levinthal, 1989, 1990; Schmidt, 2005). Permitiendo obtener el fortalecimiento de las capacidades de innovación y de absorción al mismo tiempo.
Esta orientación fue investigada en diversos  obras  experimentales por ejemplo en Cohen y Levinthal, 1989, 1990; Schmidt, 2005; Stock et al, 2001,  que evidencian su capacidad para expresar la presencia de capacidades. La innovación en sus inicios se confundió con la creatividad, ya que la innovación es cambio, desarrollo, transformación, progreso. Aplicada a la empresa, es la modificación de uno o varios aspectos de la misma que tienen como objetivo la creación de nuevos valores. La innovación es un proceso social complejo que puede alcanzar distintos grados de complejidad y formalización.

Esta innovación comprende: la introducción o cambio cualitativo en un producto nuevo o existente; la introducción de un nuevo proceso, no  conocido en la rama industrial; la apertura de un nuevo mercado, para lo cual el personal debe de estar capacitado y/o capacitarse para poder asumir esta incorporación e introyección de la innovación, teniendo el control en todas las fases. Pero teniendo claro que la innovación es un resultado de la capacidad de absorción desarrollada de una empresa. 
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
            Cohen W.M & Levinthal D.A (1990). “Capacidad de absorción : Una nueva perspectiva sobre el aprendizaje y la innovación . Adminstrative Ciencia Trimestral”, vol. 35, nº 1.
      Camisón, C. Y Forés, B. (2010): “El conocimiento de la capacidad absortive : Nuevas perspectivas para su conceptualización y medición”, Journal of Business Research.
      Gutti, Patricia. Lcda. (2008). “Características del proceso de absorción tecnológica de las empresas con baja inversión en I+D: un análisis de la industria manufacturera argentina”. [En línea]. Disponible en: www.revistacts.net/files/Tesis_Gutti.pdf
      Pérez Hernández, Francisco. (2013). “La Transferencia de Conocimiento a través de la Entrada de Inversión Extranjera Directa y el Efecto Moderador de la Capacidad de Absorción. Especial Referencia al caso Español”. Madrid- España. [EN LINEA] disponible en:  https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/14274/66738_perez_hernandez_francisco.pdf?sequence=1
    Zahra, S.A. Y George, G. (2002): “La capacidad de absorción : Una revisión , reconceptualización y extensión”, Academy of Management Review, vol. 27, nº 2, pp. 185–203.

El clima laboral como influyente en las transacciones sociales.


Las organizaciones tienen a tratar de motivar o alentar a los colaboradores mediante motivadores positivos individuales, esto trae como consecuencia el concepto de motivación y más adelante surge el concepto de clima laboral desde un nivel más generalizado, ya no individual como la motivación.
La adaptación de las diferentes situaciones socioeconómicas de las organizaciones hace referencia a cambios neoestructurales con el objeto de permitir la satisfacción de necesidades y establecer un equilibrio individual, no teniendo una restricción solo de necesidades fisiológicas y de seguridad (según la teoría de las necesidades de Maslow) sino avanzando mucho más allá, alcanzando las necesidades de estima y autorrealización. Aquella (la adaptación) una característica de la personalidad que es diferente en un individuo y otro y en cada situación. Refiriendo a aquella capacidad, se puede denominar que aquellos que la poseen tienen una “salud mental” los cuales se puede hacer mención de tres características de las personas que poseen una capacidad mental estable o sana:
1.- Los individuos se sienten bien consigo mismos.
2.- Se sienten bien en relación con otras personas.
3.- Son capaces de enfrentar las demandas de la vida y de las circunstancias. (Chiavenato I. , 2007, págs. 86-88)
Las transacciones son la unidad básica de la relación social y el clima laboral influye directamente en aquello, por lo tanto se hace evidente la necesidad de que las prácticas laborales estén dirigidas a crear un clima o atmósfera afectiva, que permita facilitar procesos de desarrollo del personal de las organizaciones, porque las acciones y actitudes que desestimen o minimicen al sujeto influirá en el área afectiva del individuo en su actividad diaria, reduciendo las ganancias empresariales como resultante del mismo. Siendo también que “El desarrollo de la organización implica el cambio del patrón de relaciones que posee, por supuesto que esto involucra a la propia organización y su clima”. Siendo una reestructuración integral de la misma integrándolos en un punto medio donde ambos ganen por igual, el clima laboral adecuado es una de las estrategias u opciones para alcanzarlo.  (Pérez de Maldonado, Maldonado Pérez, & Bustamante Uzcátegui, 2006, págs. 236-237)

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Chiavenato, I. (1999). Introduccion a la Teoría General de la Administración (Quinta ed.). (G. A. Villamizar, Trad.) Santa Fé de Bogotá, Colombia: McGraw Hill.
Chiavenato, I. (2007). Administración de Recursos Humanos. (Octava ed.). (P. Mascaró Sacristán, & M. d. Hano Roa, Trads.) México, México: McGraw Hill.
Pérez de Maldonado, I., Maldonado Pérez, M., & Bustamante Uzcátegui, S. (10 de 2006). Clima organizacional y gerencia: Inductores del cambio organizacional. Invesigación y Postgrado, 21(2), 236-237.

lunes, 5 de enero de 2015

LA VASIJA DE UN RECUERDO

Sueño de media noche

Sueño despierto, pero no siempre con los ojos abiertos, sueño despierto pero no siempre son las doce…
Sueño despierto pero a veces pienso que tu también lo haces al igual que yo y además piensas y sientes lo mismo que yo.
Sueño sin dormir, pero la esperanza de seguir  venciendo al insomnio por tu nombre cada día se desvanece.
Sueño y a veces no estoy dormido, solo pensando y escribiendo lo que siento y lo que mi corazón adora y clama que sea escrito para hacer saber a alguien más lo que tanto guardo en cada latido.
Sueño y en cada momento miro al reloj para ver en qué momento se detiene esta ilusión, que aunque me llena de esperanza a veces es mi tortura.
Sueño porque cada momento que te pienso es muy difícil olvidarte y cada segundo que tengo, solo una parte es para olvidarte, aunque después tengo otra vez que recordarte.
Sueño porque a veces no me queda más que soñarte…
Sueño despierto y no es cierto, porque la  luna me habla de la eterna sombra que cubre tu luz, y que no permite aclarar tus sentimientos de amor y olvido.
Sueño y cada vez que lo hago mi psiquis deshabita mi cuerpo, viajando a un a  luz oscura que es causado porque cubres con tu dedo el sol.
Sueño que no permite dormir, sueño que no deja pensar, sueño que no alegra, ni me sonríe, peor aún me mira; solo observa sin sentido de forma aplanada.
La inversión de afecto se me presenta en cada sueño y algunos a veces después de ellos.
El sueño que no duermo y que no permite paz, oculto en cada historia un significado sin fin que no encuentro sentido alguno; pero ahora quiero soñar que despierto, quiero soñar que vivo, quiero soñar que existo y pensar que mi Yo se adapta al sentido real del objeto deseado.
Sueño porque a veces no me queda  más que soñarte…

Ps. Cl. Joel Cañarte  Sigüencia (2011) "La vasija de un recuerdo" Pág.165-168  (inédito)

viernes, 18 de julio de 2014

DOCUMENTO SOBRE LA METODOLOGÍA DE PLANIFICACIÓN DE ACCIÓN COMUNITARIA, DESDE UN ENFOQUE PARTICIPATIVO

 ÁREA GESTIÓN SOCIAL
DOCUMENTO SOBRE LA METODOLOGÍA DE PLANIFICACIÓN DE ACCIÓN COMUNITARIA, DESDE UN ENFOQUE PARTICIPATIVO
 PS.CLIN. JOEL CAÑARTE SIGÜENCIA
GUAYAQUIL-ECUADOR
 2014

PENSAMIENTO
“El objetivo general de la planificación de la acción es aumentar la capacidad de la comunidad en trabajar juntos para influir en las condiciones y los resultados que les interesan a los residentes—y hacerlo más allá del tiempo y a través de temas de interés”.  Ps.Clin. Joel Cañarte Sigüencia. 2014




Contenido

lunes, 14 de julio de 2014

PROMOVIENDO UNA CULTURA DE PAZ.

PROMOVIENDO UNA CULTURA DE PAZ.
Objetivos:
Fortalecer las capacidades de la familia para desarrollar habilidades en el manejo de conflictos y promover una cultura de paz.
Desarrollo:
Entrada (20 minutos)
Saludos, bienvenida, entrega de tarjetas para colocar nombres (en caso de no conocer a los actores)
Inmediatamente se les propone el juego de las sillas… peor en versión cooperativa: música de fondo, las personas caminan alrededor de las sillas, se para la música, se van quitando las sillas pero el desafío es que todos/as logren sentarse cada vez en el número de sillas que queda hasta concluir sentándose todos en una misma silla.
El sentido de la dinámica es para introducir y activar el poder cooperativo de un equipo y más aún de una familia, no es una competencia…
Metáfora las nubes:
Se organizan 3 grupos (este grupo se los organiza a partir de la dinámica “nos unimos así”, se unen tres codos en una espalda, tres codos en la barriga de un/a compañer@, cinco pies, tres cuellos, unimos tres cabezas en la nalga de un compañero, NOS UNIMOS SEIS PIES DERECHOS), luego de formar los grupos a cada grupo se los ubica en un lugar diferente del aula/lugar, se le entrega un papelote y un marcador. Al centro del papelote, dentro de un anube, está el termino violencia. Además se le entrega una tarjeta o mas a cada integrante.
La consigna es: en cada tarjeta, cada persona escribe una palabra a la que le remite el término violencia y la va pegando alrededor de la nube. (Se les da 15 minutos)
Cuando los grupos terminen, se leen los resultados de cada grupo y se da la oportunidad para agregar otras palabras si hiciera falta. A medida que se lee, el facilitador subraya aquellas palabras que pueden servir, porque se vinculan a las definiciones que se van a trabajar más adelante. Se valoran los resultados como evidencia del conocimiento previo que existe. Quedan las nubes a la vista de todos y todas los participantes, porque más adelante volveremos a trabajar con ellos.  
Es importante mencionar que la violencia no solo es física, que existen varios tipos de violencia y diferente formas de manifestarlas.
Metáfora del paraguas:
Es igual al momento anterior pero a diferencia que ya no dibujará una nube, sino un paraguas, se entrega tarjetas y se pide que remitan la primera palabra que les hace referencia el temrino paz. Luego los va pegando al interior del paraguas abierto, las palabras deben ser relacionadas al término para que nos ayuden a construir este concepto.
Cuando terminan los grupos se leen lo que han construido, a  medida que se lee se destaca aquellas palabras que pueden servir, porque se vinculan y posibilitan abordar la construcción de una cultura de paz.
Quedan los paraguas a un lado de las nubes a la vista de todos y todas, porque más adelante vamos a volver allí.
Metáfora del puente: llegando a la cultura de paz.
Hacemos leer lo siguiente:
“La paz es el sabio manejo del conocimiento.
La paz es el equilibrio, es el garante de la vida”
Principios: No hacerse daño, no hacer daño
Y no permitir que me hagan daño”
“La paz es el poder que nos permite ser felices. Este poder
Es la capacidad de controlar las emociones, los pensamientos,
las acciones y las enfermedades que nos conducen a la violencia”

Pedimos a alguien que lea en voz alta. Dejamos un breve espacio de tiempo para que reflexionen sobre el texto.
Se retoma aquellos puntos que haya destacado del ejercicio anterior enfatizando que la paz, es en realidad una cosa intangible pero que se evidencia gracias a esas características que han mencionado. Por tanto, para construir una cultura de paz es necesario concretar acciones en el mundo, y eso lo trabajaremos desde una metodología, la metodología de la NO VIOLENCIA.

Retomar la metáfora del puente, representar con dos sillas a cada lado los “pilares” que podrían soportar este puente, explicar que para hoy hemos elegido la comunicación, la escucha, la flexibilidad y el trabajo en equipo, destacar que las bases del puente deben ser los valores morales que se enseñan y que comienzan desde casa. Esas pequeñas actitudes que asumimos, i por más mínima que nos parezca, son tan importantes como un abrazo para los miembros de la familia. 

martes, 23 de octubre de 2012

Normas A.P.A. para citar información bibliográfica


Normas A.P.A. para citar información bibliográfica
A. Libros.
1. Debe aparecer: apellido del autor, coma, inicial/es del nombre, punto, fecha entre paréntesis, punto, título subrayado o en letra cursiva, punto, lugar de edición, dos puntos, editorial, punto. Por ejemplo:
Carr, Wilfred y Kemmis, Steve (1988). Teoría crítica de la enseñanza: La investigación-acción en la formación del profesorado. Barcelona: Martínez Roca.
Coulon, Alain (1988). La etnometodología. Madrid: Cátedra.
Elliott, John (1989). La Investigación-acción en educación. Madrid: Morata.
2. Cuando el lugar de edición no es una capital conocida, es apropiado citar la provincia, el estado o el país. Por ejemplo:
Comes, Prudenci (1974). Técnicas de expresión-1: Guía para la redacción y presentación de trabajos científicos, informes técnicos y tesinas, (2ª ed). Vilassar de Mar, Barcelona: Oikos-Tau.
Fernández Sierra, Juan y Santos Guerra, M.Angel. (1992). Evaluación cualitativa de programas de educación para la salud. Archidona, Málaga: Aljibe.
Sáenz Barrio, Oscar (Dir.)(1991). Prácticas de enseñanza: Proyectos curriculares y de investigación-acción. Alcoy, Alicante: Marfil.
3. Si hay más de un autor deben indicarse todos, separados por comas, (;) excepto el último que va precedido de la conjunción 'y'. Por ejemplo:
Cook, Thomas D. y Reichardt, Charles S. (1986). Métodos cualitativos y cuantitativos en investigación educativa. Madrid: Morata.
Goetz, Judith P. y LeCompte, Margaret D. (1988). Etnografía y diseño cualitativo en investigación educativa. Madrid: Morata.
Kemmis, Steve y McTaggart, Robin (1988). Cómo planificar la investigación-acción. Barcelona: Laertes.
4. Si durante el texto se cita una referencia de más de tres autores se puede citar el primero seguido de la expresión et al. (y otros). Por ejemplo, "Bartolomé et al. (1982)", "Gelpi et al. (1987)". Pero en la bibliografía deben aparecer todos los autores. Por ejemplo:
Bartolome, Margarita; Echeverria, Benito; Mateo, Joan y Rodríguez, Sebastián (Coord.). (1982). Modelos de investigación educativa. Barcelona: ICE de la Universidad de Barcelona.
Gelpi, Ettore; Zufiaur, Rosa; Cabrera, Flor y Ferrández, Adalberto (1987). Técnicas de evaluación y seguimiento de programas de formación profesional. Madrid: Largo Caballero.
5. A veces el autor es un organismo o institución. En estos casos, para evitar la repetción, la referencia se señala al final con la palabra "autor"Por ejemplo:
Circulo de Progreso Universitario (1982). Guía de las salidas universitarias. Madrid: Autor.
Ministerio de Educación y Ciencia (1989). Libro Blanco para la Reforma del Sistema Educativo. Madrid: Autor.
6. Cuando se trata de obras clásicas, de las cuales se ha consultado una versión reciente, pero interesa especificar el año de la versión original, se puede hacer entre paréntesis después de la referencia consultada. Por ejemplo:
Bacon, Francis (1949). Novum Organum. Buenos Aires: Losada. (Versión Original 1620).
Bernard, C. (1976). Introducción al estudio de la medicina experimental. Barcelona: Fontanella. (Versión original 1865).
7. Cuando existen varias ediciones diferentes se especifica entre paréntesis después del título, en números. Por ejemplo:
Brueckner, L.J. y Bond, G.L. (1984). Diagnóstico y tratamiento de las dificultades en el aprendizaje (10 ed.). Madrid: Rialp.
Tenbrink, T.D. (1988). Evaluación: Guía práctica para profesores (3 ed.). Madrid: Narcea.
8. Si una obra no ha sido publicada pero se conoce su pronta publicación, se escribe en lugar de la fecha la expresión "(en prensa)". Por ejemplo:
Rodríguez Rojo, Martín (coord). (en prensa). Actas del Simposio Internacional sobre Teoría Crítica e Investigación/Acción. Universidad de Valladolid: Valladolid, 1-4 de noviembre.
9. Si son varios volúmenes los que componen la publicación, los cuales han sido editados en varios años, éstos se escriben separados por un guión. Por ejemplo:
Wittrock, Merlin C. (Ed.). (1990). La investigación de la enseñanza (3 tomos) Barcelona: Paidós/MEC.
Arnau, Juan (1981-1984). Diseños experimentales en psicología y educación, (2 Tomos). México: Trillas.
10. Cuando son compilaciones (readings) se especificará después del nombre, compilador, editor, director o coordinador. Por ejemplo:
Haynes, Lucila (Comp.).(1989). Investigación/acción en el aula (2ª ed.). Valencia: Generalitat Valenciana
López Melero, Miguel y Guerrero López, J.Francisco. (Coords.). (1991). Caminando hacia el siglo XXI; la integración escolar. VII Jornadas de Universidades y educación especial. Málaga: Universidad de Málaga.
Quintana Cabanas, José M. (Coord.). (1986). Investigación participativa. Madrid: Narcea.
11. Cuando se cita un capítulo de un libro, el cual es una compilación (reading), se cita en primer lugar el autor del capítulo y el título del mismo, seguidamente el compilador (Comp.), editor (Ed.) o director (Dir.), coordinador (Coord.), título (las páginas entre paréntesis). lugar de edición: y editorial, igual que en la referencia de cualquier libro. Por ejemplo:
Guba, Egon G. (1983). Criterios de credibilidad en la investigación naturalista. En José Gimeno Sacristán y Angel. Pérez Gómez (Comps.), La enseñanza: su teoría y su práctica (pp. 148-165). Madrid: Akal.
12. Cuando el apellidos del autor es muy corriente se suelen poner los dos apellidos. Por ejemplo:
Martínez Rodríguez, Juan B. (Coord.). (1990). Hacia un enfoque interpretativo de la enseñanza. Granada: Universidad de Granada.
Pérez Serrano, Mª.Gloria (1990). Investigación-acción: Aplicaciones al campo social y educativo. Madrid: Dykinson.
Rodríguez Espinar, Sebastián (1982). Factores de rendimiento escolar. Vilassar de Mar, Barcelona: Oikos-Tau.
B. Artículos de revistas.
1. En este caso, lo que va subrayado, o en letra cursiva, es el nombre de la revista. Se debe especificar el volumen de la revista y las páginas que ocupa el artículo separadas por un guión. Se especificará el volumen y el número de la revista, cuando cada número comienza por la página uno. Por ejemplo:
García Ramos, J.Manuel (1992). Recursos metodológicos en la evaluación de programas. Bordón, 43, , 461-476.
House, Ernie R. (1992). Gran política, pequeña política. Cuadernos de Pedagogía, 202, 51-57.
Stenhouse, Lawrence (1991). La investigación del curriculum y el arte del profesor. Investigación en la Escuela, 15, 9-15.
Molina García, Santiago (2003). Representaciones mentales del profesorado con respecto al fracaso escolar. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 17(1), 151-175.
2. En los demás aspectos las normas son equivalentes a las dadas por las referencias de libros.
C. Otros documentos.
1. Si se trata de documentos no publicados y que se desconoce su posible publicación se puede indicar con la palabra "inédito". Por ejemplo:
Blanco Villaseñor, Angel (1984). Interpretación de la normativa APA acerca de las referencias bibliográficas. Barcelona: Departamento de Psicología Experimental, Universidad de Barcelona (inédito).
2. Cuando se trata de comunicaciones y ponencias presentadas a Congresos, Seminarios, Simposiums, Conferencias, etc. se especifica autor, título y congreso, especificando si es posible el mes de celebración. Al final se puede poner la palabra "paper" para indicar que no ha sido publicado.Por ejemplo:
Pérez Gómez, Angel (1992). La formación del profesor como intelectual. Simposio Internacional sobre Teoría crítica e Investigación Acción, Valladolid, 1-4 abril, (paper).
3. Si se conoce la publicación posterior de la comunicación presentada a un congreso también se puede especificar. Por ejemplo:
Cronbach, Lee J. (1974). Beyond the two disciplines of the scientific psychology. Comunicación a la Asamblea de la APA, 2 de septiembre. Reproducido en Más allá de las dos disciplinas de la psicología científica. En F. Alvira, M.D. Avia, R. Calvo y F. Morales, (1979). Los dos métodos de las ciencias sociales, (pp. 253-280). Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.
D. Orden alfabético.
1. Las referencias bibliográficas deben presentarse ordenadas alfabéticamente por el nombre del autor, o primer autor en caso de que sean varios.
2. Si un autor tiene varias obras se ordenarán por orden de aparición. Por ejemplo:
De Landsheere, Guy (1982). La investigación experimental en educación. París: UNESCO.
De Landsheere, Guy (1985). Diccionario de la evaluación y de la investigación educativa. Vilassar de Mar, Barcelona: Oikos-Tau.
De Landsheere, Guy (1986). La recherche en éducation dans le monde. París: P.U.F.
Stenhouse, Lawrence (1984). Investigación y desarrollo del curriculum. Madrid: Morata.
Stenhouse, Lawrence (1987). La investigación como base de la enseñanza. Madrid: Morata.
Stenhouse, Lawrence (1991). La investigación del curriculum y el arte del profesor. Investigación en la Escuela, 15, 9-15.
3. Si son trabajos en colaboración con varios autores, el orden vendrá indicado por el apellido del segundo autor, independientemente del año de publicación. Las publicaciones individuales se colocan antes de las obras en colaboración. Por ejemplo:
Stake, Robert E. (1975a). Evaluating the arts in education: a responsive approach. Columbus, Ohio: Merril.
Stake, Robert E. (1975b). Program Evaluation: particularly responsive evaluation. Occasional Paper n. 5. Kalamazoo: University of Western Michigan.
Stake, Robert E. (1978). The case study method in social inquiry. Educational Researcher, 7, 5-8.
Stake, Robert E. and Easley, J.A.,Jr. (Comp.)(1978). Case studies in science educations, vol 1,2. Urbana, Ill.: CIRCE, University of Illinois.
Stake, Robert E. and Gjerde, C. (1971). An evaluation of TCITY: The Twin City Institute for Talented Youth. Occasional Paper n. 1. Kalamazoo: University of Western Michigan.
4. Si de un mismo autor existen varias referencias de un mismo año se especificarán los años seguidos de un orden alfabético. Por ejemplo:
Freire, Paulo (1978a). Pedagogía del oprimido. Madrid: Siglo XXI.
Freire, Paulo (1978b). Pedagogía y acción liberadora. Madrid: Zero.
Freire, Paulo (1978c). Cartas a Guinea-Bissau: Apuntes para una experiencia pedagógica en proceso. Madrid: Siglo XXI.

No está contemplado en este documento de la APA el formato para citar info. Bibliográfica tomada de Internet, se puede hacer de la siguiente forma:

Apellido del autor, coma, inicial/es del nombre, punto, fecha de publicación en la web entre paréntesis, punto, título del artículo subrayado o en letra cursiva, punto, en línea en corchetes […], punto y disponible en: se pone el link completo de la ubicación de articulo en la web. Ejemplo:

Zaric, S. (s/a). ¿Qué es la programación neurolingüística?.  [En línea]. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos10/neuro/neuro.shtml

Si es un documento sin autor, se pone anónimo; si existen varios “anónimos” se ordenan por anonimo1, anonimo2, etc.